Detectan un asteroide asesino de planetas que representa un riesgo para la Tierra

Internacional 02 de noviembre de 2022 Por RM prensa1
El año pasado, con la esperanza de hallar asteroides cubiertos en un exceso de luz solar, un equipo internacional de astrónomos incorporó una cámara diseñada principalmente para investigar la energía oscura del universo,
FKWLPEMN5VD7FNIZPKBBEKCW4E

Astrónomos avistaron una nueva amenaza potencial para el planeta. Sin embargo, no hay que preocuparse de inmediato… pasarán muchas generaciones antes de que represente un peligro real.

Detectar rocas espaciales que nunca se habían observado depende de avistar destellos de luz solar en sus superficies. No obstante, algunos asteroides ocupan rincones del cielo en los que el brillo del Sol los cubre y, como brasas que revolotean enfrente de una pira termonuclear, se pierden a la vista.

El año pasado, con la esperanza de hallar asteroides cubiertos en un exceso de luz solar, un equipo internacional de astrónomos incorporó una cámara diseñada principalmente para investigar la energía oscura del universo, la cual es notoria por ser escurridiza. En un anuncio basado en una investigación publicada primero en septiembre por The Astronomical Journal, los investigadores anunciaron el descubrimiento de tres nuevos proyectiles sumergidos en luz.

Uno de ellos, el 2022 AP7, tiene un largo aproximado de 1,5 kilómetros y su órbita cruza la de la Tierra alrededor del Sol, por lo que se acerca hasta 7,08 millones de kilómetros a nuestro planeta, una cercanía incómoda en términos cósmicos (aunque está mucho más distante que la Luna de la Tierra). Esto convierte al 2022 AP7 en “el asteroide potencialmente peligroso más grande que se haya encontrado en más o menos los últimos ocho años”, comentó Scott Sheppard, astrónomo del Instituto Carnegie para las Ciencias en Washington D. C. y autor del estudio.

Después de que el asteroide fue descubierto en enero, otros observatorios estudiaron su movimiento y otros astrónomos realizaron una identificación retrospectiva y lo ubicaron en imágenes más antiguas. Este conjunto de datos dejó claro que no visitará la Tierra durante el próximo siglo ni quizá en mucho más tiempo.

Es posible que “muy en el futuro, en los próximos mil años, pueda ser un problema para nuestros descendientes”, comentó Alan Fitzsimmons, astrónomo de la Universidad de la Reina de Belfast, que no estuvo involucrado en el estudio.

Te puede interesar