Aislado, frágil y vacilante, Joe Biden resiste la rebelión interna, pero crece la presión para que se baje

Cuál es la única dirigente capaz de vencer a Donald Trump, según las encuestas. La lista de los eventuales candidatos para reemplazar al presidente en la fórmula.

Internacional 11 de julio de 2024 AA Prensa AA Prensa
P20210303AS-1901-cropped

El Partido Demócrata está en una encrucijada. La elección es compleja: seguir con Joe Biden hasta las últimas consecuencias o cambiar de candidato a menos de cuatro meses de las elecciones del 5 de noviembre. Ambas posibilidades son extremadamente riesgosas.

A los 81 años, Biden está acostumbrado a sentir presión. Pero su cuerpo y su mente lucen desgastados, sin reacción. Comparado con aquel que derrotó a Donald Trump en 2020, parece una persona totalmente distinta, disminuida, vacilante. Su pésima actuación en el primer debate con su archirrival republicano es una muestra palpable de su declinación. Cada vez son menos los que, en las filas demócratas, creen que el presidente de Estados Unidos mantiene posibilidades de retener la Casa Blanca.

En ese escenario, aumenta la presión interna para que Biden baje su candidatura, en medio de pedidos explícitos como el de una decena de legisladores y del consejo editorial del The New York Times, que llamó a la dirigencia demócrata a “hablarle con contundencia al presidente y al público sobre la necesidad de un nuevo candidato”.

Pero más allá de si Biden se baja o no de la carrera presidencial, hay un problema adicional. Todos los aspirantes a reemplazarlo en la fórmula también pierden en las encuestas. Solo una eventual postulante aparece delante de Trump: Michelle Obama. Sin embargo, convencer a la ex primera dama para que se lance a la política es hoy una misión imposible. De patear el tablero, los demócratas deberían contentarse con Kamala Harris, la actual vice. También pierde frente a Trump en los sondeos, pero con menor contundencia. El resto de los aspirantes es un simple caramelo en la boca del magnate republicano.

¿Qué va a pasar con Joe Biden?

Biden quiere seguir en carrera. Lo ratifica cada vez que puede, pero a cada paso se hunde un poco más, como cuando contó en una reunión con gobernadores demócratas en la Casa Blanca que tiene que dormir más y por ello evitará organizar eventos después de las 20, según revelaron varios medios estadounidenses. El colmo llegó cuando atribuyó a sus últimos viajes internacionales su lastimosa participación en el debate. “Casi me duermo en el escenario”, confesó.

James Carville, el estratega demócrata que en 1992 inmortalizó la conocida frase “es la economía, estúpido” durante la campaña de Bill Clinton, está convencido de que Biden abandonará su batalla por la reelección. “Dice que se quedará, pero es solo cuestión de tiempo antes de que la presión demócrata y las encuestas públicas y privadas lo lleven a salir de la carrera. Cuanto antes Biden y los líderes demócratas lo acepten, mejor. Tenemos que seguir adelante”, afirmó.

En ese marco, son pocos los nombres que se suceden en el imaginario demócrata para tomar el lugar de Biden.

Michelle Obama: la figurita más deseada
A los 60 años, la esposa del expresidente Barack Obama mantiene elevados índices de popularidad.

En la última encuesta de Reuters/Ipsos, el 50% de los entrevistados dijo que, si se postula, votaría por Michelle Obama contra Trump, que debería contentarse con el 39% de apoyo cuando hoy las cifras lo ubican en torno al 47% frente a 43% de Biden. Pero hay un problema: la ex primera dama no quiere saber nada con la política. Lo dejó bien en claro en su autobiografía “Becoming” publicada en 2018. “Lo diré aquí directamente: No tengo intención de postularme a las elecciones, nunca”, escribió.

Pero las presiones no cesan. En julio, su portavoz debió salir a ratificar esta posición. “Como la ex primera dama Michelle Obama ha expresado varias veces a lo largo de los años, no se postulará a la presidencia”, afirmó.

“Ella nunca ha tenido un puesto político. Además, sería atacada vilmente. Es una mujer que aprecia su privacidad y cuando te postulas abres el historial de tu vida. No aceptará ser candidata”, dijo a TN el estratega político estadounidense Luis Alvarado.

¿Quiénes son los eventuales reemplazantes de Joe Biden?

La lista de eventuales reemplazantes de Biden es extensa. Ellos son:

Kamala Harris. A favor, la actual vicepresidenta, de 59 años, está muy bien posicionada en la interna demócrata. Fue la primera mujer y la primera persona negra en convertirse en fiscal general de California. En contra, es una dirigente de escasa popularidad. Pierde con Trump en los sondeos, pero achica las distancias. “Lo más seguro es que sea ella la candidata. Es su gran posibilidad de ser presidenta”, dijo Alvarado. Además, si se postula “el problema de la edad pasaría a ser de Trump”.

Gavin Newsom. El gobernador de California, de 56 años, tiene a su favor una experiencia de cinco años al frente del estado más poblado del país. Si bien no ha demostrado aspiraciones de suceder a Biden, en los últimos tiempos aumentó sus giras internacionales. Además, creó un comité de acción política que bien podría leerse como un trampolín para su candidatura presidencial, ahora o en 2028.

Gretchen Whitmer. La gobernadora de Michigan, de 52 años, atesora un núcleo electoral duro. Su mayor respaldo se encuentra entre los obreros, los afroestadounidenses y la comunidad árabe local. Se trata de tres capas de la sociedad donde Biden no ha logrado captar la atención a pocos meses de las elecciones. Sus conocidas posiciones progresistas la llevaron a ser blanco de un plan de secuestro por parte de una milicia de extrema derecha. A su favor está el hecho de que Michigan será uno de los estados clave en los comicios.

Josh Shapiro. El gobernador de Pensilvania, de 51 años, preside uno de los estados conocidos como “bisagra” que suele inclinarse a un lado u otro del arco político, según la coyuntura o el candidato. Asumió en 2022 después de una extensa carrera como fiscal general del territorio. Desde su cargo, impulsó las denuncias por abusos sexuales contra miles de niños perpetrados por sacerdotes católicos.

Otros candidatos con menos posibilidades. En esa lista se incluyen a los gobernadores de Illinois, Jay Robert “JB” Pritzker; Maryland, Wes Moore, y Kentucky, Andy Beshear, así como la senadora Amy Klobuchar y el secretario de Transporte, Pete Buttigieg.

“Lo más seguro es que sea Kamala Harris. Creo que ella podría ganar si hay recursos y se hacen las cosas bien, en especial frente a los problemas de Trump en la justicia”, dijo Alvarado.

La última palabra será de Biden, ganador de la interna demócrata. “Depende del presidente decidir”, resumió la influyente presidenta emérita de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. “Todos lo estamos alentando a que tome esa decisión debido a que se está agotando el tiempo”, concluyó.

Últimas noticias
Te puede interesar
Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email